Nuevos lineamientos curriculares de la provincia de Buenos Aires

Por el trabajo el hombre da lo mejor que tiene:

su actividad personal, algo suyo, lo más suyo;

no su dinero, sus bienes,

sino su esfuerzo, su vida misma.

P. Alberto Hurtado


La Ley de Educación Provincial Nro 13.688 establece:

La Provincia, a través de la Dirección general de Cultura y Educación, tiene la responsabilidad principal e indelegable de proveer, garantizar y supervisar una educación integral, inclusiva, permanente y de calidad para todos sus habitantes, garantizando la igualdad, gratuidad y la justicia social en el ejercicio de este derecho, con la participación del conjunto de la comunidad educativa”.

La ley de Educación Nacional Nro 26.206 y la Ley de Educación Provincial Nro 13.688 de 2007, otorgan un marco regulatorio a la formulación de las políticas curriculares para los Niveles y modalidades del Sistema Educativo.

La ley de Educación provincial establece que la educación es una prioridad y “constituye una política de Estado para construir una sociedad justa, reafirmar la soberanía y la identidad nacional, profundizar el ejercicio de la ciudadanía democrática y republicana, respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales y fortalecer el desarrollo económico-social sustentable de la Provincia en la Nación”, para lo cual es necesario definir criterios curriculares comunes.

Infiere que la construcción curricular abarca los múltiples procesos de revisión y producción de los diseños, propuestas y materiales de desarrollo curricular y por ello se hace necesario un encuadre general que la guíe.

Este marco general de la política curricular responde a los principios fundamentales de la política educativa referidos a la educación común y pública, al sujeto de derecho, a la perspectiva intercultural, a la relación entre educación, trabajo y ambiente y a los saberes socialmente productivos.

A tales efectos, se aprueba el Marco general de Política Curricular, según Resolución Nro 3655/07.

La Ley de Educación provincial extiende la obligatoriedad a 14 años, desde la sala de 4 años del Jardín de Infantes hasta la finalización de la escuela secundaria.

Establece qué:

  • El nivel de Educación Inicial es obligatorio de los 4 años de edad, finalizando a los 5 años.

  • El nivel de Educación Primaria es obligatorio, de 6 años de duración,  a partir de los 6 años de edad, organizado como una unidad pedagógica.

  • El nivel de Educación Primaria define sus diseños curriculares, en articulación con los diferentes Niveles y Modalidades.

  • El nivel de educación Secundaria, es obligatorio, de 6 años de duración.

Esta Ley establece una nueva organización del sistema educativo de la Provincia de Buenos Aires, en cuatro niveles y ocho modalidades.

Los Diseños Curriculares son definidos por los niveles:

  • Educación Inicial.
  • Primaria.
  • Secundaria
  • y Superior.

Las modalidades son:

  • Educación artística.
  • Educación Física.
  • Educación Intercultural.
  • Educación Ambiental.
  • Educación Técnico-profesional.
  • Educación Especial.
  • Educación permanente de jóvenes, adultos, adultos mayores.
  • Formación profesional.
  • Psicología comunitaria y pedagogía social.

La política curricular de la Provincia de Buenos Aires, a partir de una concepción de currículum entendido como

“Síntesis de elementos culturales: conocimientos, valores, costumbres, creencias, hábitos, que conforman una propuesta político-educativa”

Hay que hacer una distinción respecto al sentido que adquieren los documentos curriculares en el marco de la política educativa de la provincia, por un lado, los diseños curriculares y por el otro las propuestas curriculares.

Los diseños curriculares se refieren a aquellos documentos que:

  • prescriben finalidades, principios y fundamentos político-ideológicos de la enseñanza,
  • los enfoques de las áreas de conocimiento o materias,
  • los contenidos organizados en función de los tiempos y características organizacionales y
  • las orientaciones didácticas y de evaluación para cada nivel educativo.

Dichos documentos son elaborados por los niveles educativos en articulación con las modalidades.

A su vez, las modalidades aportan dos tipos de propuestas curriculares:

  1. Las propuestas curriculares que prescriben la enseñanza en instituciones que acreditan terminalidad de nivel se caracterizan por suscribir las finalidades, principios y fundamentos político-ideológicos de la enseñanza y enfoques de las áreas de conocimiento o materias incluidas en los diseños curriculares del nivel correspondiente.

Incorporan los contenidos del nivel pero reorganizados atendiendo a las particularidades de los sujetos y a los requerimientos inherentes a la formación que brindan estas instituciones y pueden agregar otros contenidos que den respuesta a dichas especificidades.

A su vez, desarrollan orientaciones didácticas y de evaluación propias. Estos aspectos repercuten sobre los tiempos y la organización institucional.

  1. Las propuestas curriculares que prescriben la enseñanza en instituciones que no acrediten terminalidad de nivel, definen sus finalidades, contenidos y orientaciones didácticas y para su evaluación, a la vez que organizan los contenidos de acuerdo con las particularidades institucionales y de los sujetos que atienden.

En el caso particular de los Centros educativos Complementarios, los contenidos que forman parte de la propuesta y su organización, deben articularse con los diseños curriculares de Nivel Inicial, primario y Secundario, dado que uno de los objetivos fundamentales es profundizar las políticas de inclusión en la escolaridad obligatoria de niños y adolescentes de 3 a 16 años.

Los Diseños Curriculares elaborados a partir de la Ley de Educación provincial Nro 13688, se asumen como:

  • Comunes.
  • Prescriptitos.
  • Paradigmáticos.
  • Relacionales.

LEER ANEXO 1 “MARCO GENERAL DE POLÍTICA CURRICULAR” – PÁGS. 10  A  44.

Los lineamientos curriculares provinciales establecidos en el Nuevo Diseño Curricular, según Resolución 3160/07, permiten a las Instituciones educativas realizar propuestas de contextualización y especificación curricular para responder a las particularidades y necesidades de los alumnos y de su contexto, como se establece en el art. 65.

Considera como propósitos de la Educación Primaria:

“El desafío que debemos enfrentar quienes estamos comprometidos con la Institución escolar es combatir la discriminación desde el interior de la escuela; es aunar a nuestros esfuerzos para alfabetizar a todos los alumnos, para asegurar que tengan oportunidades de apropiarse de la lectura y la escritura como herramientas esenciales del progreso cognoscitivo y del crecimiento personal”. Lerner, Delia.

En el marco definido por la Ley Provincial de Educación, son propósitos de la Educación Primaria:

  • Garantizar el derecho a la educación y hacerlo posible en los límites de edad previstos para la escolaridad primaria.
  • Asegurar la alfabetización de los alumnos y su inserción progresiva en el mundo de la cultura escrita.
  • Promover el acercamiento a la cultura y la ciencia desde los primeros años de la escuela.
  • Garantizar la participación de los alumnos en una experiencia escolar-institucional pluralista y democrática que les permita crecer en el pleno ejercicio de la ciudadanía.
  • Ofrecer a los niños espacios de evaluación de su desempeño y de sus aprendizajes como instancias de reconocimiento de sus progresos y de identificación de “lo que falta aprender”.
  • Posibilitar la adquisición y los resultados efectivos de aprendizaje adecuados a cada año y ciclo, conforme a acuerdos establecidos a partir de este diseño curricular.

LEER “DISEÑO CURRICULAR DE EDUCACIÓN PRIMARIA” – PÁGS. 36 A 86.

DISEÑOS CURRICULARES COMUNES

Los Niveles Educativos prescriben diseños curriculares comunes que garantizan el derecho universal a la educación, reconociendo y valorando desde una perspectiva intercultural, la diversidad que caracteriza a los sujetos y a los grupos sociales.

Los diseños curriculares comunes:

  • Se fundamentan en la concepción de educación común (práctica social de transmisión cultural).
  • Con la finalidad de promover una mayor justicia social.
  • Atención al derecho universal a la educación.
  • Se recupera la noción de diversidad (prácticas socioculturales de los grupos y comunidades), distinguiéndola del concepto de desigualdad (las condiciones de índole socio-económica).
  • Incluyen la interculturalidad como enfoque, estrategia y contenido.
  • Incorporan los saberes y conocimientos que deben aprender los alumnos, como sujetos iguales en derecho y dignidad.

FUNDAMENTOS EN QUE SE SUSTENTA ESTE DISEÑO CURRICULAR

TRANSFORMACIÓN EDUCATIVA

EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES:

Calidad – equidad- cultura del trabajo

DISEÑO CURRICULAR:

  • Nivel de concreción Provincial

Documentos curriculares

  • Nivel de concreción Institucional

Eje del Proyecto Institucional

  • Nivel de concreción Áulico

Propuesta Pedagógica del Docente

La nueva Reforma Curricular se fundamenta en la concepción de que el conocimiento científico y el saber cultural, en general, son construcciones colectivas.

Esta idea tiene múltiples efectos a la hora de pensar la enseñanza. Implica concebir que los conocimientos a los que los alumnos deben acceder progresivamente, sean producto de intercambios, debates, discusiones, transformaciones, abandonos, errores, revisiones y acuerdos entre personas de una misma época y lugar o de espacios y tiempos diferentes.

Los objetos de conocimiento que se estudian son provisorios ya que una teoría puede ser reemplazada por otra y que existen diversas miradas sobre un mismo fenómeno, múltiples formulaciones de un conocimiento y cualquiera de dichas manifestaciones culturales se van transformando según las necesidades del pueblo o grupo en el que circulan.

Si bien el aprendizaje es un proceso individual, la enseñanza está organizada de manera colectiva.

Lo grupal y lo individual se interrelacionan permanentemente en la vida del aula.

El docente organiza situaciones de trabajo e interacciones entre los alumnos, con la docente y con las situaciones a las que se enfrenta a los niños.

Estas interacciones posibilitan que los alumnos se descentren de sus puntos de vista, se apropien de ideas y conocimientos de sus pares.

Los trabajos colectivos favorecen la inmersión en experiencias de debate, en la responsabilidad compartida para la elaboración de conocimientos comunes, en la necesidad de organizarse para realizar tareas compartidas.

Además de una modalidad de organización didáctica, las interacciones sociales son, un contenido  en sí mismo.

Algo importante de tomar conciencia en el proceso de enseñanza y aprendizaje, es diferenciar los tiempos de aprendizaje de los alumnos. No todos los niños aprenden al mismo tiempo ni con la misma enseñanza.

Para evitar el fracaso escolar, es imprescindible prever instancias, como ser, distintas instancias de organizar las clases, asumir que hay heterogeneidad en el aula.

Por otro lado, más allá de las injusticias sociales, las múltiples problemáticas educativas, la escuela y el docente corrieron de lugar el eje de la enseñanza.

Sin olvidar de atender a las necesidades básicas de los alumnos, es un desafío, hoy, el reafirmar la función enseñante de la escuela y de los docentes.

El modo de construir  igualdad es restituyendo el lugar de lo común y lo compartido, a través de la transmisión a las nuevas generaciones de los conocimientos y experiencias que constituyen el patrimonio cultural de nuestro país y de los pueblos que lo integran.

Por otra parte la permanencia en el sistema educativo y la conclusión de la escuela media sigue siendo un patrimonio que se hereda de generación en generación en algunas familias.

Encarar una reforma curricular exige tomar en consideración el estado actual de la Educación Primaria:

  • Niños que no logran alfabetizarse al finalizar el primer ciclo.
  • Niños que se alfabetizan de manera deficiente.
  • Hay un círculo de repitencias, sobre-edad- abandono.
  • Asistencias alternadas a clases.

La continuidad de la enseñanza es una característica que debe reinstalarse en la organización de la enseñanza.

La enseñanza se centró en actividades aisladas, en vez de secuencias de contenidos de cierta extensión, que den a los niños la posibilidad de instalarse en los contenidos, de acercarse a ellos desde distintas miradas, alternando los modos de acercamiento, como ser, escuchar al maestro, resolver en grupo algunos problemas, consultar libros, buscar en Internet, comentar en casa, tomar notas, resolver individualmente ciertas tareas, hacer síntesis junto al docente.

Deben ir complejizándose los contenidos, donde se trabajan los mismos desde perspectivas cada vez más abarcativas.

La reforma Curricular de la escuela primaria exige incluir en el Diseño del nivel contenidos explícitos referidos a la plena consideración del otro, a la formación de la ciudadanía, al cuidado del ambiente, al respeto por las normas.

El Diseño Curricular de la Provincia de Buenos Aires para la escuela primaria plantea una propuesta curricular prescriptiva, con contenidos y orientaciones comunes para todos los niños de la Provincia de Buenos Aires.

Se enfatiza en el carácter de prescriptivo de los diseños y propuestas curriculares ya que éstos establecen intenciones, marcan una dirección, limitan; pero al hacer explícitos los fundamentos de cada una de sus decisiones habilitan y establecen un nuevo lugar para la profesionalidad docente.

Además, tiene que expresar una propuesta curricular respetuosa de la tradición curricular bonaerense.

Este Diseño está estructurado, como la escuela, en dos ciclos de tres años cada uno y presenta contenidos distribuidos por ciclo y por año.

Las áreas curriculares que se proponen son:

  • Prácticas del Lenguaje.
  • Matemática.
  • Ciencias Sociales.
  • Ciencias naturales.
  • Educación Artística.
  • Educación Física.

En Segundo ciclo, se suma, el área de Inglés.

El Diseño ofrece los contenidos que pueden desarrollarse en cada año o ciclo y tipos de situaciones, ejemplos concretos y orientaciones más generales para la enseñanza y la organización de la clase.

DISEÑOS CURRICULARES PRESCRIPTIVOS

Los Diseños Curriculares son prescriptivos porque pautan la enseñanza de conocimiento social y científicamente significativos, pertinentes a la compleja realidad sociocultural.

El término hace referencia a la dimensión normativa del currículum, en tanto los diseños establecen con carácter de ley qué y cómo enseñar en los establecimientos educativos de la provincia.

La política curricular actual de la Provincia se distancia de la caracterización de los diseños como abiertos y flexibles, tal como se definían en el Diseño Curricular de la Provincia de Buenos aires del año 1999.

Enfatiza, entonces su carácter prescriptivo para garantizar la unidad del sistema educativo provincial y la igualdad de los sujetos en su derecho a la educación.

Si bien los docentes ponen en acto su capacidad profesional y creativa y toman decisiones pero la estructura de conducción del Gobierno Provincial asume la responsabilidad principal de garantizar el derecho de los alumnos al acceso a los conocimientos asegurando los medios y condiciones, tales como los documentos curriculares, y confía en el docente como agente estatal, capaz de concretarlo.

DISEÑOS CURRICULARES PARADIGMÁTICOS

Los diseños curriculares son paradigmáticos porque centralizan una serie de conceptos que, al articularse, entretejen nuevos sentidos, enmarcando, direccionando y fundamentando la totalidad de la propuesta político-educativa.

Los conceptos que se desarrollan articuladamente en este marco general son:

  • Inclusión.
  • Interculturalidad.
  • Justicia.
  • Sujeto pedagógico.
  • Enseñanza.
  • Ciudadanía.
  • Trabajo.
  • Ambiente.
  • Saberes socialmente productivos.

Estos conceptos paradigmáticos son compartidos por todos los niveles educativos.

DISEÑOS CURRICULARES RELACIONALES

Los diseños curriculares son relacionales en tres sentidos:

  • Los conceptos seleccionados guardan vínculos de pertinencia y coherencia entre sí.
  • Los procesos de revisión, diseño y desarrollo curricular son entendidos como procesos simultáneos que se dan en un diálogo permanente con las prácticas docentes.

EL CURRÍCULUM Y LOS EDUCADORES

Los documentos curriculares son una herramienta para el docente, quien tiene derecho a conocerlos en su totalidad para que pueda apropiarse globalmente de los mismos e inscribir su práctica personal en el marco del proyecto educativo integral para el nivel en su institución.

El docente está a cargo de una primera secuenciación que produce progresos a lo largo de un año.

La Institución escolar es responsable, por su parte, de la secuencialización más global que da respuesta al compromiso de retomar, sin reiterar, lo que los niños ya aprendieron, profundizándolo y ampliándolo hasta el fin del sexto año de la escuela primaria.

EL CURRÍCULUM Y LAS PRÁCTICAS DEL LENGUAJE

El área de Prácticas del lenguaje abarca contenidos curriculares de las tradicionales Lenguaje o Lengua.

Su denominación refleja una concepción que privilegia como objeto de enseñanza las prácticas mismas, hablar y escuchar, leer y escribir- sobre los contenidos lingüísticos escolares- sustantivo, verbos….-

Formar a niños como hablantes, lectores y escritores, significa crear las condiciones didácticas que les permitan ejercer como tales, desde su ingreso en la escuela. Por otra parte toda práctica se adquiere “en la práctica”, participando.

Las situaciones que se sugiere propiciar en la escuela se pueden inscribir en tres ámbitos donde el lenguaje circula y “se ejerce”:

  • El ámbito de la literatura que incluye a niños (nuevos lectores), en el mundo de la cultura escrita.
  • El ámbito del estudio, que, desde muy pequeños, habilita tanto la curiosidad y la búsqueda como la profundización de la lectura, la consulta o la toma de notas en busca de lógicas que están dadas por el sentido de los temas tratados.
  • El ámbito de la formación del ciudadano para legalizar las prácticas democráticas y democratizadoras de discutir y acordar, escuchar al otro y reconocerlo, leer críticamente los medios de comunicación.

Las prácticas se adquieren en tiempos prolongados, lo que contradice la organización de la escuela, graduada en módulos, por trimestres…

La formación de un lector no puede completarse en términos de tiempos escolares.

La producción de un texto escrito de cierta extensión y de alguna trascendencia extra escolar lleva varios días de revisión, de ideas que se sacan y agregan, de reemplazo  de algunos términos por otros más adecuados, más convincentes o impactantes, de edición…

En área de Prácticas del Lenguaje no se plantea la distribución de los contenidos por años.

El acceso a la alfabetización o  la formación de lectores están relacionados con las oportunidades que los niños hayan tenido de interactuar con los textos y de indagar la escritura.

Hay que revisar situaciones, escuchar, leer, explorar libros, tomar notas, participar en intercambios orales, en distintos contextos…

Hay indicadores de progreso que dependen de las condiciones didácticas y que no dependen de un período de tiempo determinado.

La alfabetización y la formación del estudiante son responsabilidad primordial del área de Prácticas del lenguaje.

Las prácticas del Lenguaje se adquieren mientras se ejercen por participación como un “oficio”.

Más que leer y escribir, un niño que participa descubre en qué contexto, con qué propósitos, a qué interlocutores o destinatarios, con qué matices o variedades lingüísticas…conviene intervenir en determinadas situaciones.

Es necesario descubrir, incluso, a qué modalidades de lectura corresponde apelar según los propósitos que acerquen al lector al texto:¿exploratoria-si se hojea un libro por primera vez- detallada y profunda- si se estudia o investiga un tema-; salteada e interrumpida, volviendo atrás- en un cuento donde se ha perdido la pista del asesino-, apresurada- si se aproxima el desenlace?.

La formación de los alumnos como estudiantes es un eje de trabajo desde el ingreso en primero hasta la finalización de la escuela primaria.

La reforma curricular debe definir una progresión que permita a los alumnos alcanzar mayores niveles de autonomía en la organización del tiempo, la integración al trabajo compartido con los compañeros y la docente y la responsabilidad sobre el trabajo individual, la presentación y registro de lo trabajado en clase y la posibilidad de identificar lo que se sabe y lo que se necesita aprender.

Estos logros son progresivos y se producen en la escuela.

Aprender a evaluar y a evaluarse es otro de los aspectos que intervienen en la formación del estudiante, interviniendo el docente planteando situaciones específicas en las que se ponga en juego la elaboración de criterios.

Se trata de hacer visible lo que se espera de ellos, poniendo en consideración los distintos puntos de vista.

Para acompañar este proceso, los alumnos cuentan con las devoluciones de los docentes.

La formación del estudiante es una responsabilidad curricular de la escuela, ampliada de alguna manera por la obligatoriedad de la secundaria, que excede la concepción de “enseñar a estudiar”.

Implica un compromiso institucional que sostenga, como equipo, el cumplimiento de las agendas, la elaboración de criterios compartidos de evaluación, las devoluciones.

LEER “MARCO GENERAL DEL DISEÑO CURRICULAR DE EDUCACIÓN PRIMARIA” – PÁGS. 32  A  36.

LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y

LA CENTRALIDAD DE LA ENSEÑANZA

Con la Ley Provincial de Educación 13.688, se confirma la necesidad de producir una transformación en cuanto a sus propósitos y su modo de funcionamiento.

Se amplía la extensión de la obligatoriedad de la educación, hasta el momento era obligatoria la educación primaria, hasta terminar la escuela secundaria.

Esta extensión de la obligatoriedad marca:

  1. Un rumbo institucional y curricular.
  2. La recuperación de la Centralidad de la Enseñanza, perdiendo fuerza el asistencialismo como objetivo fundamental.

La centralidad de la Enseñanza es el único camino para garantizar el derecho de los niños a la Educación.

El estado, a través de la escuela, tiene la responsabilidad de hacer posible el ejercicio de ese derecho en los límites de edad previstos para la escolaridad primaria.

Se requiere, entonces, reorganizar a la Institución Escolar con propuestas que actualicen los contenidos curriculares y vuelvan a instalarlos en el centro de la vida escolar.

La centralidad de la Enseñanza es el primer fundamento de una reforma curricular en la educación primaria.

La enseñanza incluye, en cierto modo, la nueva responsabilidad del nivel de habilitar plenamente a los alumnos para su permanencia productiva en el sistema educativo.

Lic. María Cristina Cicarelli

Comments are closed.