Características de la Lectura

CARACTERÍSTICAS DE LA LECTURA
Hall (1989), sintetiza las características de la lectura así:
La lectura eficiente es una tarea compleja que depende de procesos perceptivos, cognitivos y lingüísticos.
Es un proceso interactivo en que el lector experto deduce información en forma simultanea, de diversos niveles.
La información es procesada de manera diferente en cada sujeto de aprendizaje.
Es estratégica y el lector experto supervisa su propia comprensión.
Humberto Eco (1981), complementa lo anteriormente expresado al considerar que ningún texto es leído independientemente de la postura ideológica del lector ni de sus experiencias y aproximaciones con otros textos.
De los esquemas del lector depende el tipo de significados que realice con el texto.
Estos esquemas son representaciones mentales que están  organizadas y almacenadas en la memoria a largo plazo del lector, ayudándolo en los procesos de inferencias.
Las inferencias le posibilitan completar las lagunas en la información o para relacionar partes del esquema.
Kintsch (1974), sostenía que esas representaciones eran  proposicionales.
El traslado del texto a una representación proposicional es un proceso automático para el lector experto
Estudios más recientes consideran que hay varios niveles de representación:
El modelo mental de Johnson-Laird (1980-1983).
El modelo situacional del contenido del texto de van Dijk y Kintsch (1983).
Estos modelos presentan como resultado la
construcción de una representación mental del significado del texto, que requiere mas tiempo.
Suponen la transformación de los símbolos
lingüísticos en mentales, desde el lenguaje al pensamiento.
Johnson-Laird afirma que la comprensión del discurso depende de tres niveles de representación:
La representación fonémica o grafémica.
La representación proposicional.
El  modelo mental.
Van Dijk y Kintsch, definieron tres niveles de representación:
Una forma de representación superficial.
Una proposicional del texto base que denota la microestructura y la macroestructura.
Un modelo situacional que integra la información derivada del texto con los conocimientos previos del lector, que se van activando durante el proceso de lectura.
LAS ESTRATEGIAS LECTORAS
Las estrategias lectoras  “son sospechas inteligentes y arriesgadas acerca del camino mas adecuado que hay que tomar en una situación especifica de aprendizaje” (Solé-1996).
Las estrategias de lectura son aquellas que los lectores activan para construir el significado del texto, a partir de su intencionalidad y de todos los conocimientos previos que poseen desde antes de empezar a leer y de los que ponen en el texto mientras lee.
Una estrategia es un esquema que permite:
Seleccionar.
Evaluar.
Persistir o abandonar acciones para obtener un objetivo.
Las estrategias  son actividades especificas que son utilizadas, surgida por una necesidad, en una situación concreta.
Las mismas deben planificarse previamente, de manera interrelacionadas y vinculadas a los contenidos curriculares.
Una estrategia es tanto una herramienta o un procedimiento.
Es un camino a seguir para lograr un objetivo especifico.
Implica autodirección, autocontrol, control, supervisión y evaluación del propio comportamiento.
En síntesis, las estrategias son acciones simultáneas que posibilitan rescatar información de un texto.
El docente  puede ayudar a sus alumnos a construir estrategias de lectura, mediante una serie de actividades como ser:
Interpretar las claves del paratexto.
Fomentar actitudes positivas.
Desarrollar el espíritu crítico frente a los materiales de lectura.
Leer en forma silenciosa.
Barrer con la vista para anticipar una idea general.
Leer con un sentido determinado.
Lectura de partes por partes.
Lectura del texto completo.
Desarrollar el goce por la lectura.
Realizar anticipaciones sobre el sentido global del texto.
Relacionar la información que el texto le provee con sus conocimientos previos.
Realizar inferencias.
Reconocer distintos portadores de textos.
Inferir el significado de términos desconocidos, valiéndose del contexto de situación.
Releer el texto para luego comentarlo.
Identificar a la oración nuclear que posibilita reconocer el tema central del texto.
Jerarquizar la información.
Relacionar el texto con el contexto.
Las  estrategias, por otra parte, tienen singular importancia en la construcción de significados, en los actos de lectura y escritura:
Iniciación o tarea de reconocimiento.
Muestreo y selección.
Predicción.
Confirmación.
Corrección.
Terminación.
Si estas conexiones se establecen rápida y de manera eficaz entre las ideas a través de las inferencias, se facilita la comprensión y el recuerdo del mismo.
Los significados del discurso, son por tanto, una abstracción de esos procesos de interpretación cognitiva, que incluyen la interacción social y lo motivacional.
FUNCIONES DEL ACTO LECTOR
El acto lector cumple diferentes funciones:
a) Representativa.
b) Apelativa.
c) Expresiva.
d) Cognitiva.
e) Metalinguística.
f) Instrumental.
g) Afectiva.
h) De evasión y recreación.
i) De socialización.
La lectura entendida como un símbolo que permite la transmisión cultural, cumple una función representativa.
Este tipo de lectura se encuentra en textos de carácter filosófico, histórico,  de ciencias sociales, en materiales informativos…
La función informativa es la que prima en la mayoría de los textos escolares.
La función apelativa determina el desarrollo de otras funciones lectoras, como ser:
o Normativa:  leyes, reglamentos, decretos (reglas y advertencias).
o Interaccional: cartas, invitaciones, telegramas, comunicados, avisos. (lograr un comportamiento o efecto determinado).
o Instrumental: instrucciones, recetas, indicaciones, manuales de procedimientos (lograr la realización  de una actividad).
o Dramática: teatro, libretos, guiones cinematográficos (permite la representación de acciones o creación de obras dramáticas).
o Heurística:  cuestionarios, encuestas (buscar información a través de consultas).
Hall (1989), sintetiza las características de la lectura así:
La lectura eficiente es una tarea compleja que depende de procesos perceptivos, cognitivos y lingüísticos.
Es un proceso interactivo en que el lector experto deduce información en forma simultanea, de diversos niveles.
La información es procesada de manera diferente en cada sujeto de aprendizaje.
Es estratégica y el lector experto supervisa su propia comprensión.
Humberto Eco (1981), complementa lo anteriormente expresado al considerar que ningún texto es leído independientemente de la postura ideológica del lector ni de sus experiencias y aproximaciones con otros textos.
De los esquemas del lector depende el tipo de significados que realice con el texto.
Estos esquemas son representaciones mentales que están  organizadas y almacenadas en la memoria a largo plazo del lector, ayudándolo en los procesos de inferencias.
Las inferencias le posibilitan completar las lagunas en la información o para relacionar partes del esquema.
Kintsch (1974), sostenía que esas representaciones eran  proposicionales.
El traslado del texto a una representación proposicional es un proceso automático para el lector experto
Estudios más recientes consideran que hay varios niveles de representación:
El modelo mental de Johnson-Laird (1980-1983).
El modelo situacional del contenido del texto de van Dijk y Kintsch (1983).
Estos modelos presentan como resultado la
construcción de una representación mental del significado del texto, que requiere mas tiempo.
Suponen la transformación de los símbolos
lingüísticos en mentales, desde el lenguaje al pensamiento.
Johnson-Laird afirma que la comprensión del discurso depende de tres niveles de representación:
La representación fonémica o grafémica.
La representación proposicional.
El  modelo mental.
Van Dijk y Kintsch, definieron tres niveles de representación:
Una forma de representación superficial.
Una proposicional del texto base que denota la microestructura y la macroestructura.
Un modelo situacional que integra la información derivada del texto con los conocimientos previos del lector, que se van activando durante el proceso de lectura.
LAS ESTRATEGIAS LECTORAS
Las estrategias lectoras  “son sospechas inteligentes y arriesgadas acerca del camino mas adecuado que hay que tomar en una situación especifica de aprendizaje” (Solé-1996).
Las estrategias de lectura son aquellas que los lectores activan para construir el significado del texto, a partir de su intencionalidad y de todos los conocimientos previos que poseen desde antes de empezar a leer y de los que ponen en el texto mientras lee.
Una estrategia es un esquema que permite:
Seleccionar.
Evaluar.
Persistir o abandonar acciones para obtener un objetivo.
Las estrategias  son actividades especificas que son utilizadas, surgida por una necesidad, en una situación concreta.
Las mismas deben planificarse previamente, de manera interrelacionadas y vinculadas a los contenidos curriculares.
Una estrategia es tanto una herramienta o un procedimiento.
Es un camino a seguir para lograr un objetivo especifico.
Implica autodirección, autocontrol, control, supervisión y evaluación del propio comportamiento.
En síntesis, las estrategias son acciones simultáneas que posibilitan rescatar información de un texto.
El docente  puede ayudar a sus alumnos a construir estrategias de lectura, mediante una serie de actividades como ser:
Interpretar las claves del paratexto.
Fomentar actitudes positivas.
Desarrollar el espíritu crítico frente a los materiales de lectura.
Leer en forma silenciosa.
Barrer con la vista para anticipar una idea general.
Leer con un sentido determinado.
Lectura de partes por partes.
Lectura del texto completo.
Desarrollar el goce por la lectura.
Realizar anticipaciones sobre el sentido global del texto.
Relacionar la información que el texto le provee con sus conocimientos previos.
Realizar inferencias.
Reconocer distintos portadores de textos.
Inferir el significado de términos desconocidos, valiéndose del contexto de situación.
Releer el texto para luego comentarlo.
Identificar a la oración nuclear que posibilita reconocer el tema central del texto.
Jerarquizar la información.
Relacionar el texto con el contexto.
Las  estrategias, por otra parte, tienen singular importancia en la construcción de significados, en los actos de lectura y escritura:
Iniciación o tarea de reconocimiento.
Muestreo y selección.
Predicción.
Confirmación.
Corrección.
Terminación.
Si estas conexiones se establecen rápida y de manera eficaz entre las ideas a través de las inferencias, se facilita la comprensión y el recuerdo del mismo.
Los significados del discurso, son por tanto, una abstracción de esos procesos de interpretación cognitiva, que incluyen la interacción social y lo motivacional.
FUNCIONES DEL ACTO LECTOR
El acto lector cumple diferentes funciones:
a) Representativa.
b) Apelativa.
c) Expresiva.
d) Cognitiva.
e) Metalinguística.
f) Instrumental.
g) Afectiva.
h) De evasión y recreación.
i) De socialización.
La lectura entendida como un símbolo que permite la transmisión cultural, cumple una función representativa.
Este tipo de lectura se encuentra en textos de carácter filosófico, histórico,  de ciencias sociales, en materiales informativos…
La función informativa es la que prima en la mayoría de los textos escolares.
La función apelativa determina el desarrollo de otras funciones lectoras, como ser:
o Normativa:  leyes, reglamentos, decretos (reglas y advertencias).
o Interaccional: cartas, invitaciones, telegramas, comunicados, avisos. (lograr un comportamiento o efecto determinado).
o Instrumental: instrucciones, recetas, indicaciones, manuales de procedimientos (lograr la realización  de una actividad).
o Dramática: teatro, libretos, guiones cinematográficos (permite la representación de acciones o creación de obras dramáticas).
o Heurística:  cuestionarios, encuestas (buscar información a través de consultas).

lectura
Hall (1989), sintetiza las características de la lectura así:

La lectura eficiente es una tarea compleja que depende de procesos perceptivos, cognitivos y lingüísticos.

Es un proceso interactivo en que el lector experto deduce información en forma simultanea, de diversos niveles.

La información es procesada de manera diferente en cada sujeto de aprendizaje.

Es estratégica y el lector experto supervisa su propia comprensión.

Humberto Eco (1981), complementa lo anteriormente expresado al considerar que ningún texto es leído independientemente de la postura ideológica del lector ni de sus experiencias y aproximaciones con otros textos.

De los esquemas del lector depende el tipo de significados que realice con el texto.

Estos esquemas son representaciones mentales que están  organizadas y almacenadas en la memoria a largo plazo del lector, ayudándolo en los procesos de inferencias.

Las inferencias le posibilitan completar las lagunas en la información o para relacionar partes del esquema.

Kintsch (1974), sostenía que esas representaciones eran  proposicionales.

El traslado del texto a una representación proposicional es un proceso automático para el lector experto

Estudios más recientes consideran que hay varios niveles de representación:

El modelo mental de Johnson-Laird (1980-1983).

El modelo situacional del contenido del texto de van Dijk y Kintsch (1983).

Estos modelos presentan como resultado la

construcción de una representación mental del significado del texto, que requiere mas tiempo.

Suponen la transformación de los símbolos

lingüísticos en mentales, desde el lenguaje al pensamiento.

Johnson-Laird afirma que la comprensión del discurso depende de tres niveles de representación:

La representación fonémica o grafémica.

La representación proposicional.

El  modelo mental.

Van Dijk y Kintsch, definieron tres niveles de representación:

Una forma de representación superficial.

Una proposicional del texto base que denota la microestructura y la macroestructura.

Un modelo situacional que integra la información derivada del texto con los conocimientos previos del lector, que se van activando durante el proceso de lectura.

LAS ESTRATEGIAS LECTORAS

Las estrategias lectoras  “son sospechas inteligentes y arriesgadas acerca del camino mas adecuado que hay que tomar en una situación especifica de aprendizaje” (Solé-1996).

Las estrategias de lectura son aquellas que los lectores activan para construir el significado del texto, a partir de su intencionalidad y de todos los conocimientos previos que poseen desde antes de empezar a leer y de los que ponen en el texto mientras lee.

Una estrategia es un esquema que permite:

Seleccionar.

Evaluar.

Persistir o abandonar acciones para obtener un objetivo.

Las estrategias  son actividades especificas que son utilizadas, surgida por una necesidad, en una situación concreta.

Las mismas deben planificarse previamente, de manera interrelacionadas y vinculadas a los contenidos curriculares.

Una estrategia es tanto una herramienta o un procedimiento.

Es un camino a seguir para lograr un objetivo especifico.

Implica autodirección, autocontrol, control, supervisión y evaluación del propio comportamiento.

En síntesis, las estrategias son acciones simultáneas que posibilitan rescatar información de un texto.

El docente  puede ayudar a sus alumnos a construir estrategias de lectura, mediante una serie de actividades como ser:

Interpretar las claves del paratexto.

Fomentar actitudes positivas.

Desarrollar el espíritu crítico frente a los materiales de lectura.

Leer en forma silenciosa.

Barrer con la vista para anticipar una idea general.

Leer con un sentido determinado.

Lectura de partes por partes.

Lectura del texto completo.

Desarrollar el goce por la lectura.

Realizar anticipaciones sobre el sentido global del texto.

Relacionar la información que el texto le provee con sus conocimientos previos.

Realizar inferencias.

Reconocer distintos portadores de textos.

Inferir el significado de términos desconocidos, valiéndose del contexto de situación.

Releer el texto para luego comentarlo.

Identificar a la oración nuclear que posibilita reconocer el tema central del texto.

Jerarquizar la información.

Relacionar el texto con el contexto.

Las  estrategias, por otra parte, tienen singular importancia en la construcción de significados, en los actos de lectura y escritura:

Iniciación o tarea de reconocimiento.

Muestreo y selección.

Predicción.

Confirmación.

Corrección.

Terminación.

Si estas conexiones se establecen rápida y de manera eficaz entre las ideas a través de las inferencias, se facilita la comprensión y el recuerdo del mismo.

Los significados del discurso, son por tanto, una abstracción de esos procesos de interpretación cognitiva, que incluyen la interacción social y lo motivacional.

FUNCIONES DEL ACTO LECTOR

El acto lector cumple diferentes funciones:

a) Representativa.

b) Apelativa.

c) Expresiva.

d) Cognitiva.

e) Metalinguística.

f) Instrumental.

g) Afectiva.

h) De evasión y recreación.

i) De socialización.

La lectura entendida como un símbolo que permite la transmisión cultural, cumple una función representativa.

Este tipo de lectura se encuentra en textos de carácter filosófico, histórico,  de ciencias sociales, en materiales informativos…

La función informativa es la que prima en la mayoría de los textos escolares.

La función apelativa determina el desarrollo de otras funciones lectoras, como ser:

o Normativa:  leyes, reglamentos, decretos (reglas y advertencias).

o Interaccional: cartas, invitaciones, telegramas, comunicados, avisos. (lograr un comportamiento o efecto determinado).

o Instrumental: instrucciones, recetas, indicaciones, manuales de procedimientos (lograr la realización  de una actividad).

o Dramática: teatro, libretos, guiones cinematográficos (permite la representación de acciones o creación de obras dramáticas).

o Heurística:  cuestionarios, encuestas (buscar información a través de consultas).

Hall (1989), sintetiza las características de la lectura así:

La lectura eficiente es una tarea compleja que depende de procesos perceptivos, cognitivos y lingüísticos.

Es un proceso interactivo en que el lector experto deduce información en forma simultanea, de diversos niveles.

La información es procesada de manera diferente en cada sujeto de aprendizaje.

Es estratégica y el lector experto supervisa su propia comprensión.

Humberto Eco (1981), complementa lo anteriormente expresado al considerar que ningún texto es leído independientemente de la postura ideológica del lector ni de sus experiencias y aproximaciones con otros textos.

De los esquemas del lector depende el tipo de significados que realice con el texto.

Estos esquemas son representaciones mentales que están  organizadas y almacenadas en la memoria a largo plazo del lector, ayudándolo en los procesos de inferencias.

Las inferencias le posibilitan completar las lagunas en la información o para relacionar partes del esquema.

Kintsch (1974), sostenía que esas representaciones eran  proposicionales.

El traslado del texto a una representación proposicional es un proceso automático para el lector experto

Estudios más recientes consideran que hay varios niveles de representación:

El modelo mental de Johnson-Laird (1980-1983).

El modelo situacional del contenido del texto de van Dijk y Kintsch (1983).

Estos modelos presentan como resultado la

construcción de una representación mental del significado del texto, que requiere mas tiempo.

Suponen la transformación de los símbolos

lingüísticos en mentales, desde el lenguaje al pensamiento.

Johnson-Laird afirma que la comprensión del discurso depende de tres niveles de representación:

La representación fonémica o grafémica.

La representación proposicional.

El  modelo mental.

Van Dijk y Kintsch, definieron tres niveles de representación:

Una forma de representación superficial.

Una proposicional del texto base que denota la microestructura y la macroestructura.

Un modelo situacional que integra la información derivada del texto con los conocimientos previos del lector, que se van activando durante el proceso de lectura.

LAS ESTRATEGIAS LECTORAS

Las estrategias lectoras  “son sospechas inteligentes y arriesgadas acerca del camino mas adecuado que hay que tomar en una situación especifica de aprendizaje” (Solé-1996).

Las estrategias de lectura son aquellas que los lectores activan para construir el significado del texto, a partir de su intencionalidad y de todos los conocimientos previos que poseen desde antes de empezar a leer y de los que ponen en el texto mientras lee.

Una estrategia es un esquema que permite:

Seleccionar.

Evaluar.

Persistir o abandonar acciones para obtener un objetivo.

Las estrategias  son actividades especificas que son utilizadas, surgida por una necesidad, en una situación concreta.

Las mismas deben planificarse previamente, de manera interrelacionadas y vinculadas a los contenidos curriculares.

Una estrategia es tanto una herramienta o un procedimiento.

Es un camino a seguir para lograr un objetivo especifico.

Implica autodirección, autocontrol, control, supervisión y evaluación del propio comportamiento.

En síntesis, las estrategias son acciones simultáneas que posibilitan rescatar información de un texto.

El docente  puede ayudar a sus alumnos a construir estrategias de lectura, mediante una serie de actividades como ser:

Interpretar las claves del paratexto.

Fomentar actitudes positivas.

Desarrollar el espíritu crítico frente a los materiales de lectura.

Leer en forma silenciosa.

Barrer con la vista para anticipar una idea general.

Leer con un sentido determinado.

Lectura de partes por partes.

Lectura del texto completo.

Desarrollar el goce por la lectura.

Realizar anticipaciones sobre el sentido global del texto.

Relacionar la información que el texto le provee con sus conocimientos previos.

Realizar inferencias.

Reconocer distintos portadores de textos.

Inferir el significado de términos desconocidos, valiéndose del contexto de situación.

Releer el texto para luego comentarlo.

Identificar a la oración nuclear que posibilita reconocer el tema central del texto.

Jerarquizar la información.

Relacionar el texto con el contexto.

Las  estrategias, por otra parte, tienen singular importancia en la construcción de significados, en los actos de lectura y escritura:

Iniciación o tarea de reconocimiento.

Muestreo y selección.

Predicción.

Confirmación.

Corrección.

Terminación.

Si estas conexiones se establecen rápida y de manera eficaz entre las ideas a través de las inferencias, se facilita la comprensión y el recuerdo del mismo.

Los significados del discurso, son por tanto, una abstracción de esos procesos de interpretación cognitiva, que incluyen la interacción social y lo motivacional.

FUNCIONES DEL ACTO LECTOR

El acto lector cumple diferentes funciones:

a) Representativa.

b) Apelativa.

c) Expresiva.

d) Cognitiva.

e) Metalinguística.

f) Instrumental.

g) Afectiva.

h) De evasión y recreación.

i) De socialización.

La lectura entendida como un símbolo que permite la transmisión cultural, cumple una función representativa.

Este tipo de lectura se encuentra en textos de carácter filosófico, histórico,  de ciencias sociales, en materiales informativos…

La función informativa es la que prima en la mayoría de los textos escolares.

La función apelativa determina el desarrollo de otras funciones lectoras, como ser:

o Normativa:  leyes, reglamentos, decretos (reglas y advertencias).

o Interaccional: cartas, invitaciones, telegramas, comunicados, avisos. (lograr un comportamiento o efecto determinado).

o Instrumental: instrucciones, recetas, indicaciones, manuales de procedimientos (lograr la realización  de una actividad).

o Dramática: teatro, libretos, guiones cinematográficos (permite la representación de acciones o creación de obras dramáticas).

o Heurística:  cuestionarios, encuestas (buscar información a través de consultas).

Lic. María Cristina Cicarelli

Comments are closed.