Van Dijk: Las estructuras y los actos del habla

conversar_1Van Dijk sostiene que “la conversación es una forma especial de interacción lingüística”, ya que:

  • No suele haber restricciones para los participantes.
  • No existen restricciones de contenido.
  • No existen restricciones en el contexto social.
  • No hay limitaciones pragmáticas.

Pero tanto en el contexto informal (cotidiano) como en la específica (mayor estilo, forma y planificación), el objeto siempre es el intercambio de información.

Para que esto suceda se debe hacer sin superposiciones pero con pocos silencios ya que existen normas sociales que la regulan:

  • Hablar de uno por vez.
  • Esperar.
  • Respetar los turnos.

La conversación se construye mediante esta actividad colaborativa, ya que, conforme los hablantes van introduciendo significados nuevos en el mundo que comparten, van respondiendo a ellos o los desarrollan hasta que se produzca la interacción.

De ahí que es tan importante que en este proceso de interacción, se sepa interpretar no sólo las palabras sino también los movimientos, la reacción del cuerpo, los gestos, las miradas, las formas (turnos, acuerdos o negociación, tiempos.

Tanto en el plano del texto, donde hay una serie ordenada de enunciados, como en el de la conversación, es necesaria una serie ordenada de actos de habla que tienen características estructurales que se vinculan entre sí, como ser:

  • Turnos de habla.
  • Propiedades semánticas.
  • Propiedades pragmáticas.
  • Relaciones de coherencia entre los turnos.
  • Factores cognitivos.
  • Factores sociales, etc.

La conversación y el coloquio se componen no sólo de estructuras locales, sino también de estructuras globales:

  • Semánticas (macroestructuras).
  • Esquemáticas (superestructuras).

De ellas dependen los siguientes elementos que caracterizan al lenguaje oral:

  • No se puede sostener un coloquio o una conversación sin elaborar estructuras más globales en el nivel de la planificación y conducción estratégica.
  • El hablante no sólo tiene que saber lo que acaba de decir, sino también lo que él o los demás han dicho a lo largo de la conversación.
  • Si tiene un determinado plan pragmático o de contenido, puede hacerlo a través de la conversación como un todo y/o a través de sus contribuciones a la conversación.
  • Para cambiar el tema se necesita una explicación en términos de macroestructuras semánticas (qué aportes a la conversación pertenecen al mismo tema y cuáles abordan el próximo). Tiene lugar en el nivel de la estructura semántica de los enunciados de la conversación.
  • Existen indicios en la estructura superficial de la conversación.

En muchos casos, un hablante debe “insinuar” un nuevo tema:

Superestructuras: si la conversación se efectúa bajo una forma textual (dialógica) especial, habrá estructuras esquemáticas específicas que cumplan una función. Además de estar articulada por macroestructuras (temas de la conversación) puede también estarlo por su forma (parecido a la narración).

Estas superestructuras esquemáticas forman un armazón global que se aplica a la conversación:

a)                         A grandes rasgos establecen lo que debe decirse primero y cómo, qué ha de venir a continuación y cómo hacerlo, actuando así simultáneamente de esquema cognitivo, para facilitar la producción, la comprensión, la elaboración, el almacenamiento, etc.

b)                 Y también de esquema social, al indicar el tipo  conversacional de texto de la interacción comunicativa (así se sabe que alguien quiere conversar sobre algo y no sólo preguntar).

  • A nivel global, la conversación parece tener una estructura esquemática nítida, como se observa en el esquema siguiente:

APERTURA: iniciar la comunicación, llamar la atención.

1.apertura: las conversaciones suelen comenzar con una serie de turnos que hacen las veces de “apertura” (fórmulas de saludo: hola!, buenos días, etc).

2.Preparación: que a menudo precede al saludo y constituye una categoría en sí misma. Las expresiones de preparación pretenden llamar la atención: oíme, escuchá, etc.)

ORIENTACIÓN: preparar el tema, despertar el  interés del interlocutor.

3.Orientación:la serie de turnos que tienen la función de preparar el tema de la conversación, intentando interesar al interlocutor: ¿saben lo que pasó? . A que no se imaginan lo que pasó en …, o lo que le pasó a…,etc.

OBJETO DE LA CONVERSACIÓN: narrar, comunicar algo, informar, pedir, ordenar.

4.objeto de la conversación: constituye la base para la función pragmática de la conversación (¿qué quieren decirse los interlocutores, qué quieren el uno del otro? ). Se comunica un suceso, se enuncia un pedido, se informa.

CONCLUSIÓN: terminar el tema.

5.conclusión: serie de turnos cuya función es terminar el tema. Puede ir acompañada de oraciones de síntesis (bien, bueno, etc.).

La parte de contenido no tiene por qué terminar después de la conclusión, ya que un hablante puede querer arreglar algo más, por eso insiste sobre su carácter recursivo.

TERMINACIÓN: saludo, cierre.

6.Terminación: así como comienzan de una manera característica, terminan esquemáticamente. Si bien hay fórmulas conocidas que indican el final (adiós, chau), la terminación puede estar preparada ( cuando un hablante anuncia que la conversación está por concluir: eso es todo; bueno, tenemos que terminar; ¡Oh!. ¡Qué rápido pasó el tiempo!, etc.).

Complementando lo anterior, es útil destacar que entre cada palabra y el resto de la oración se establecen relaciones de distinto tipo.

Esto lleva a estudiar por separado la posible influencia del contexto sintáctico y del contexto semántico y pueden estudiarse otros efectos contextuales, además del contexto de la oración.

Sintetizando, los tres tipos de contextos son:

  • El contexto semántico.
  • El contexto sintáctico.
  • El contexto virtual.

El contexto sintáctico:

Es un proceso automático e irreprimible de verificación de la gramaticalidad.

Es decir, si existe una relación sintáctica potencial entre el contexto preparador y la palabra objeto de la decisión léxica, esta relación es automáticamente computada, incluso aunque la tarea experimental requiera que el sujeto centre su atención sólo sobre la segunda palabra presentada.

Cuando se detecta una incongruencia sintáctica, esto interfiere con la decisión léxica relativa a esa palabra.

Este contexto sintáctico interviene en el procesamiento de una palabra en un nivel post-léxico, es decir, en un momento posterior al procesamiento léxico.

Es decir, el procesador léxico actúa de forma autónoma y el procesamiento sintáctico (del cual forma parte el control de congruencia) actúa sobre el output del procesador léxico, es decir, sólo actúa una vez que el procesador léxico envió un output.

La demora inherente a la toma de la decisión léxica da tiempo a que el chequeo de la congruencia interfiera.

El contexto semántico:

La oración de la que la palabra forma parte constituye un contexto semántico.

El contexto semántico influye en el procesamiento léxico.

Por ejemplo, si una palabra se presenta al final de un contexto semántico oracional apropiado, el tiempo de decisión léxica disminuye.

Si se presenta “Para que no se estropee el pescado hay que ponerlo en la…….,”lo que encaja es “Heladera”.

Si se presenta “Para llegar a la otra orilla cruzamos el….”, la palabra “río” será esperada.

El tiempo de reacción en una tarea de decisión léxica sobre una palabra es más corto si la palabra que le antecede está relacionada semánticamente que si no lo está.

Apenas se han procesado las primeras palabras de una oración ya se va estableciendo un significado de conjunto que podría tener influencia sobre el procesamiento de cada palabra que sigue hasta que se complete la oración.

PROCESAMIENTO SINTÁCTICO:

Se llama procesamiento sintáctico a los procesos que operan sobre series ordenadas de palabras, utilizando esa información para computar la estructura sintáctica de las sucesivas oraciones.

Es el equivalente a lo que se llama comúnmente análisis sintáctico de la oración.

A los tres años, el sujeto ya posee implícito una gramática.

En efecto, la comprensión de oraciones exige tomar decisiones respecto a asignar etiquetas sintácticas apropiadas a los diferentes constituyentes de la oración y especificar sus relaciones.

Tales decisiones desempeñan también un papel importante a la hora de determinar los patrones de entonación que se emplean cuando se lee en voz alta.

Lic. María Cristina Cicarelli

Comments are closed.