Niveles en la comprensión lectora

“Leer es un proceso activo y complejo, que permite la interpretación de signos de un código escrito, es decir, significantes transformados en significados, de acuerdo con las vivencias personales, produciendo cambios en el lector y en el mensaje leído” (Ana María Rodríguez-1993).

El desarrollo de la comprensión lectora comienza antes que el niño pueda leer.

Se inicia con las conversaciones sobre cuentos, historietas, que le son leídas en el hogar o en la escuela.

En este proceso de comprensión lectora, se manifiestan distintos niveles:

  • uno, referido a hechos o  descripciones literales.
  • el otro, de tipo inferencial o interpretativo.

El primer nivel hace referencia a las ideas e informaciones que se extraen directamente de los textos, que son explicitadas por el autor.

Incluye la identificación de personajes, dónde y cuándo transcurre la acción.

Si el sujeto debe imaginárselo, se está ya en el plano inferencial.

Pero, si el alumno debe ordenar una secuencia de oraciones, está en el plano de comprensión literal.

Cuando el lector trabaja en el segundo nivel, imagina cosas que no están explicitadas en el texto, pero que guardan coherencia con él (trama del texto).

Está imaginando; por ende, debe utilizar su intuición y su experiencia personal para poder inferir (dramatizaciones, juegos de títeres, las relacionadas con la resolución de problemas).

Este nivel (inferencial) comprende:

  • Predecir acontecimientos.
  • Inferir detalles adicionales.
  • Inferir secuencias, relaciones de causa-efecto.

Todos estos aspectos están ligados a la capacidad creadora, a la comprensión creadora del sujeto.

El lector construye significados cuando lee, relacionando sus conocimientos previos para encontrarle sentido al texto.

Además, predice, selecciona, confirma y se autocorrige, a medida que trata de encontrarle sentido a las palabras del texto.

Formula, así, hipótesis. Predice lo que ocurrirá en el relato.

De esta manera controla su propia lectura y verifica si lo que predijo es correcto o debe corregirse para seguir encontrándole sentido a lo que lee.

El buen lector o e lector experto tiene como meta comprender el significado de lo que lee.

“Un texto se distingue de otros tipos de expresiones por su mayor complejidad. El motivo principal de esta complejidad es precisamente el hecho de que está plagado de elementos no dichos.

(Ducrot)

Estos elementos no dichos, debe inferirlos el lector.

Para muchos autores, como ya se expresó, las inferencias son:

  • procesos intrapsicológicos, individuales.
  • información no observada.
  • procesos de pensamiento que van más allá del texto.
  • información deducida por los lectores.

Los lectores deben llenar los huecos que deja implícitamente el escritor.

Estos espacios los va llenando, a medida de cómo recuerda el texto, a cómo responde a preguntas acerca del texto, a cómo anticipa lo que continúa en el mismo, que definiciones le otorga a las palabras que desconoce…

En síntesis, las inferencias son proposiciones que agrega o modifica el lector para poder generalizar, elaborar, reordenar o conectar el texto original.

CLASIFICACION DE LAS INFERENCIAS

Las inferencias son aquellas proposiciones que el lector agrega y/o modifica para generalizar, reelaborar, reordenar y conectar con el texto original.

Desde 1970, investigadores en Psicolingüística y en procesamiento del discurso clasificaron las inferencias, por su objeto, según los procedimientos empleados, de acuerdo a criterios de aceptabilidad y de acuerdo a la direccionalidad del proceso.

Por lo tanto, es importante, conocer cómo infiere y cuál es la dirección que le da el sujeto a la inferencia en el texto, cuáles de las inferencias que realiza son válidas.

De acuerdo a estos conceptos y a los diversos investigadores, serán clasificadas:

  • Según su objeto (“ ¿Qué se infiere?”).
  • Según los procedimientos empleados (“¿Cómo se infiere”?).
  • Según criterior de aceptabilidad (“¿Cuán verdadero es lo que se infiere?”).
  • Según la direccionalidad del proceso (“¿Dirección de la inferencia?”).

Según su objeto (¿Qué se infiere?), Johnson y Johnson (1986), clasifican a las inferencias en diferentes tipos:

  • Lugar, agente, tiempo, acción.
  • Instrumento.
  • Categoría, objeto, causa efecto.
  • Problema- solución.
  • Sentimiento- actitud.

Según los procedimientos empleados (¿cómo se infiere?), E.Kintsch (1990), las clasifica en:

  • Elaboración.
  • Generalización.
  • Reordenamiento.
  • Conectivos.

Según criterios de aceptabilidad (“¿Cuán verdadero es lo que se infiere?”),VonK y Noordman (1990), clasifican a las inferencias en:

  • Necesarias.
  • Posibles.

Según la direccionalidad del proceso (“¿dirección de la inferencia?”), Van den Broek las clasifica en:

Hacia atrás.

Hacia delante.

Las inferencias pueden activarse durante el proceso de lectura o durante el proceso de reconstrucción de los contenidos del texto que los lectores realizan mientras están leyendo.

Para ello deben darse ciertas condiciones, en el lector:

  • Que este motivado a leer y a comprender ese texto.
  • Que disponga de conocimientos previos acerca del tema y de la tipología textual.
  • Darle el tiempo suficiente para que puedan ir construyendo las inferencias.
  • Que posea una habilidad verbal pertinente.
  • Que tenga una edad adecuada para la comprensión del tema del texto.

Sintetizando, la comprensión lectora consiste en la construcción de la representación del texto en diferentes niveles y con distintos niveles inferenciales utilizados por el lector en su actividad cognoscitiva puesta en acción, en el acto lector en el que interactúa con el escritor.

El lector interpreta el mensaje escrito a partir de la información que el texto le provee, de las características del mismo y de los conocimientos previos que se activan en ese proceso.

La lectura eficiente es aquella en que interactúan procesos cognitivos, perceptivos y lingüísticos.

En este proceso no se parte de una secuencia estricta y fija de unidades perceptivas hasta llegar a la interpretación global del texto.

Por el contrario, lo grafofonémico, lo morfémico, lo semántico, lo sintáctico, lo pragmático, lo interpretativo, se dan simultáneamente, en distintos niveles, a la hora de interpretar la información que le provee el texto al lector.

El resultado de la comprensión depende de la construcción de un modelo mental, situacional, donde interactúan los conocimientos previos del lector y lo que provee el texto.

Desde este punto de vista el proceso lector va más allá de la representación lingüística del texto en sí mismo.

Lic. María Cristina Cicarelli

Comments are closed.